#correr y cerebro

  1. Ayuda a generar más neuronas
    Durante mucho tiempo los científicos creían que el cerebro era el único órgano de nuestro cuerpo que no era capaz de generar nuevas células, llamadas neuronas. Aun hoy esto es algo que mucha gente cree.

Sin embargo, no es cierto, en un proceso denominado neurogénesis, el cerebro es capaz de generar nuevas neuronas, y uno de los factores que favorece este proceso es precisamente el ejercicio aeróbico, según una investigación llevada a cabo en ratones.

La zona en la que el ejercicio más influye en la neurogénesis es la del hipocampo, relacionada con la memoria y el aprendizaje y de la que se sabe que tiende a reducirse en las personas que padecen enfermedades mentales como la depresión o la demencia, de forma que el ejercicio podría, en cierto modo, ayudar a compensar o limitar el efecto de esas patologías.

  1. Ayuda a tratar y prevenir la depresión
    La depresión es una de las principales causas de discapacidad en el mundo, y aun así no es fácil de tratar. Según algunos estudios, el ejercicio físico podría ser uno de los principales y más efectivos tratamientos contra la depresión y otros trastornos del humor y la personalidad.

El efecto antidepresivo del ejercicio físico parece estar relacionado principalmente con la serotonina, un neurotransmisor que influye en nuestro estado de ánimo, ansiedad y felicidad. También, como decíamos antes, con la generación de nuevas neuronas, por lo que parece tener influencia en la plasticidad y mantenimiento del cerebro.

El ejercicio físico no solo ayuda a tratar la depresión, también a prevenirla. Precisamente porque uno de los síntomas de la depresión es la apatía y la inapetencia de actividad física, es recomendable hacer ejercicio como hábito cotidiano, de forma que ayude a reducir el riesgo en personas con propensión a esta enfermedad.

  1. Mejora las funciones ejecutivas
    Las funciones ejecutivas son habilidades mentales orientadas a la consecución de objetivos y enfocadas al futuro, como inhibición de la respuesta o la memoria del trabajo. Nos sirven para cumplir tareas complicadas o resolver problemas complejos. Y según algunos estudios, podemos mejorarlas haciendo ejercicio.
  2. Mejora la capacidad de concentración
    En un mundo en el que siempre hay un estímulo para distraernos de lo que sea que estemos haciendo, parece que el ejercicio puede ayudarnos a mantener la concentración con más facilidad.

Eso concluía un estudio publicado en 2004 que analizaba la capacidad de concentración de personas que estaban en forma, frente a las que no lo estaban, así como la de personas que habían empezado a entrenar pocos meses antes frente a las que llevaban una vida sedentaria.

Los resultados mostraron no solo que la gente en forma se concentraba más fácilmente, sino también que el hecho de empezar a hacer ejercicio supone una mejora en la capacidad de concentración.

Un estudio publicado por investigadores de la Universidad de Arizona donde fueron escaneados los cerebros de corredores jóvenes especialistas en competición de distancia mientras descansaban con los ojos abiertos durante seis minutos. Como resultado, se encontró que los corredores mostraban un conectividad neuronal elevada entre el lóbulo parietal y otras regiones cerebrales involucradas en la memoria y el auto control. Para los investigadores, esto podría deberse a la demanda cognitiva que supone para ellos correr como deporte.

  1. Aumenta la flexibilidad cognitiva
    La concentración no es la única habilidad que nuestras alocadas vidas ponen a prueba. A menudo tenemos que ser capaces de pasar de una tarea a otra, ajustar nuestra atención y seguir varios temas al mismo tiempo.

Los sprints intensos pueden incrementar la función ejecutiva del cerebro, según un estudio publicado en Preventive Medicine Reports donde investigadores pidieron a jóvenes voluntarios (con un promedio de 12 años) completar numerosos circuitos de sprint de 10 segundos durante diez minutos y realizar algunas pruebas de desempeño cognitivo. Los participantes mostraron un mejor rendimiento justo después de completar los sprints y también 45 minutos después de ello.

Al terminar, observaron que parece existir una relación directa entre la intensidad del ejercicio y la mejora de la flexibilidad congnitiva del individuo, entendiendo esta como su capacidad para prestar atención a varias tareas a la vez o para cambiar de una a otra rápidamente.

  1. Mejora la memoria a largo plazo
    Varios estudios han demostrado que existe una importante relación entre el ejercicio físico y la memoria a largo plazo. Uno de ellos demostró que los individuos que se ejercitan durante un periodo de una media hora cuatro horas después de haber estudiado y aprendido algo, lo recordaban mejor. Sin embargo, no encontraron efectos significativos si el ejercicio se hacía justo después de la sesión de estudio.

Otro estudio analizó la misma cuestión dividiendo a sus voluntarios en tres grupos distintos, y pidió a todos ellos que memorizasen toda la información posible de dos párrafos de texto. A uno de los grupos se les mostró el texto después de entrenar, a otro antes y al tercero no se le pidió entrenar ni antes ni después. Los resultados mostraron que el grupo que había entrenado antes de leer el texto lo recordaba significativamente mejor que los otros dos.

  1. Ayuda a mantener la materia gris
    La materia gris es la sustancia de la que está hecho nuestro cerebro, responsable de la transmisión de datos y por tanto de la agilidad de pensamiento. La edad y algunas enfermedades destruyen y hacen disminuir la cantidad de materia gris en nuestro cerebro, y parece que el ejercicio ayuda a mantenerla en buen estado.

Un estudio publicado en 2013 concluyó que los adultos que acostumbran a hacer ejercicio aeróbico de manera regular presentan una materia gris más densa y completa que sus equivalentes sedentarios. Y no solo ocurre en los adultos: otro estudio realizado en niños determinó la misma relación entre ejercicio aeróbico e integridad de la materia gris.

  1. Alivia el estrés y reduce la ansiedad
    Es algo que todos hemos podido sentir: hacer ejercicio, ya sea corriendo, nadando, montando en bici o en cualquier otro formato nos ayuda a relajarnos y a recuperar el control de nuestra mente cuando sentimos ansiedad o estrés.

El ejercicio físico hace que el cerebro libere endorfinas, dopamina y norepinefrina, sustancias asociadas con una mejora de las funciones cognitivas, el estado de alerta y la mejora del humor.

Además, cuando algo nos preocupa o nos agobia, relacionado con nuestro trabajo, nuestras relaciones personales o cualquier otro problema, el ejercicio físico es una buena forma de obligar a nuestro cerebro a concentrarse en otra cosas, lo cual en muchos casos ya es suficiente para romper el círculo vicioso de la ansiedad.

  1. Frena el envejecimiento cerebral
    A partir de los 30 años el cerebro comienza a perder volumen de forma natural: la materia gris se deteriora y reduce, y esto va provocando la pérdida progresiva de funciones, muy lentamente al principio pero de forma más aguda a medida que pasan los años.

Algunas investigaciones han demostrado que haciendo ejercicio, los adultos de más edad pueden recuperar entre un 1 y un 2% del volumen cerebral en la zona del hipocampo, lo cual supone el equivalente a revertir el envejecimiento de este órgano unos 2 años.

Un estudio realizado en 2013 también encontró una correlación entre el ejercicio físico y el tamaño del cerebro. Con voluntarios de entre 18 y 45 años, determinaron que el tiempo de ejercicio a la semana estaba directamente relacionado con el tamaño del hipocampo.

Y para que sirve la estimulacion cognitiva?.. En el caso de que la persona no presente un deterioro cognitivo asociado a una enfermedad, el objetivo de la estimulación cognitiva (entrenamiento cognitivo) es lograr la estimulación, mejora y funcionamiento óptimo de las capacidades cognitivas importantes para el día a día de las personas. En esta línea se trata de retrasar en la medida de lo posible la aparición de los primeros síntomas de deterioro cognitivo, ayudando a mejorar el bienestar y calidad de vida. La consecución de este objetivo general puede favorecer que se alcancen objetivos más específicos, logrando mejorar el bienestar y autonomía personal, la autoestima y autoeficacia, así como la adquisición de habilidades necesarias para afrontar satisfactoriamente situaciones de estrés y desequilibrio emocional.

En el caso de que la persona presente deterioro cognitivo, el objetivo principal de la estimulación cognitiva (rehabilitación cognitiva) será la recuperación y restablecimiento de las funciones alteradas. De este modo, se procura la ralentización del  deterioro consiguiendo una mayor autonomía funcional durante más tiempo. Esto permite posponer la supervisión de los afectados en la realización de las actividades de la vida diaria, una dificultad que acaba manifestándose en estados graves de deterioro cognitivo. Además, este tipo de rehabilitación cognitiva se suele integrar en programas más amplios en los que se aborda también la enfermedad origen del deterioro.  

Importante señalar que estimulación cognitiva puede incluirse dentro de las terapias no farmacológicas para múltiples patologías mentales que cursan con deterioro cognitivo. Entre sus ventajas se encuentra la reducción de los efectos secundarios derivados de la medicación, y el fortalecimiento de otras habilidades como las habilidades y relaciones sociales facilitando los contactos interpersonales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: