#como son y como se hacen las…

La tecnología detrás de las Adidas Solar Boost

Los nuevos modelos de zapatilla que conforman la familia Solar se caracterizan por tratarse de modelos con un diseño modular en el que cada uno de los elementos tiene una función específica y bien definida, como ocurre con los distintos elementos de un vehículo espacial. Y es que es de este ámbito de donde proviene la inspiración de estos nuevos modelos, tanto en su tecnología como en su disposición.

Un diseño basado en datos y estudios

La parte más novedosa de la zapatilla la encontramos en el upper, en la parte superior de la misma: buena parte del upper está diseñado y fabricado con TFP (tailored fibre placement -posicionamiento de fibras de precisión-), una nueva tecnología textil basada en datos que aprovecha al máximo el material y permite conseguir un tejido en el que el pie se encuentra recogido y, además, facilita cada una de las fases de la pisada manteniendo un peso muy ligero.

¿Cómo han conseguido esto? Podemos decir que la Solar Boost es una zapatilla cuyo diseño está basado en datos; como decíamos antes, todo es funcional. Su diseño está basado en los estudios Aramis: como nos pudo contar Toni Nieto, experto en calzado de Adidas, se trata de unos estudios biomecánicos de captura del movimiento tanto a nivel de presiones como de temperatura en cada una de las fases de la pisada.

Lo que han hecho con estos estudios desde Adidas ha sido realizar pruebas de carrera con distintos tipos de corredores para obtener los resultados de cada uno de ellos, extrapolarlos, hacer una “media”. Así han conseguido conocer cuál es el movimiento medio del pie de cada tipo de corredor.

Conociendo ese movimiento medio se puede saber cuáles son las necesidades concretas del pie durante cada fase de la carrera. Conocer, por ejemplo, cuál es la necesidad de soporte del pie en la zona del talón durante la fase de transición (cuál es la musculatura del pie que se expande y en qué medida, cuál se contrae y en qué medida) les ha ayudado a saber en qué zona de la zapatilla tienen que reforzar el upper con fibra más gruesa o en qué lugar necesitan reforzar solamente con hilo más elástico o menos para que el pie consiga el refuerzo justo en cada momento.

Para crear esta zona del upper se crea, con los datos obtenidos de los estudios Aramis, un patrón específico en un ordenador. Este patrón se carga directamente en una máquina capaz de tejer siguiendo ese patrón, ejerciendo la presión y la elasticidad exactas y necesarias en cada parte del upper para conseguir un ajuste perfecto.

Esta parte del upper, el quarterpanel, es además más ecológico: por un lado, esta nueva tecnología de precisión inspirada en la NASA hace que solamente se use el material estrictamente necesario. Por otro, la primera capa está fabricada con material reciclado, siguiendo la inspiración de la iniciativa Parley, en la que ya participaron con su zapatilla UltraBoost Uncaged Parley el año pasado.

Otra de las partes más importantes del upper de la zapatilla es la puntera: en este caso se utiliza un tejido de malla que consigue recoger el pie, y además se han añadido tecnología Aquatechpront (las “líneas” que podéis ver dibujadas en la puntera) que colaboran a la hora de que el pie gane estabilidad en la fase de propulsión y que el tejido de la puntera no se expanda demasiado en esa fase.

Solar

El boost, siempre presente en Adidas

La zona de la media suela y de la suela son las que menos cambios han experimentado en el nuevo modelo Solar Boost. La zona de la media suela cuenta con la ya famosa tecnología Boost de Adidas: un poliuretano expandido que proporciona una gran amortiguación durante la fase de aterrizaje de la pisada.

Además, el boost cuenta con una gran durabilidad que lo hace muy resistente al paso del tiempo y al uso sin deformarse y sin perder propiedades (Adidas nos da una garantía de 1000 kilómetros de usodurante los cuales sus características se mantendrían intactas). El retorno de energía de las Solar Boost, además, es el más alto que podemos encontrar ahora mismo en el mercado.

El drop de la zapatilla es bastante alto, de 10 milímetros: con una altura de 22 milímetros en la puntera y 32 milímetros en el talón.

La zona de la mediasuela cuenta además con los propulsion rails, una pieza que facilita la fase de transición de la pisada (del aterrizaje al despegue) para que esta se realice de forma suave y progresiva, sin movimientos bruscos. Esto, junto a la alta amortiguación conseguida por el boost (y, evidentemente, junto a una técnica de carrera correcta), puede ayudar al corredor popular a evitar posibles lesiones.

La suela es muy similar a la de modelos anteriores de la marca: continúa uniendo la tecnología stretchweb con el caucho Continental, consiguiendo así un buen agarre en distintas superficies como asfalto, arena, pista, etc. Sí ha cambiado ligeramente la disposición de los tacos, que siguen sobresaliendo muy poco. Las Solar Boost, además, ofrecen una gran estabilidad y control de pisada.

Las Solar Boost están dirigidas a un corredor neutro y son muy versátiles, ya que nos pueden servir para hacer todo tipo de entrenamientos si tenemos un peso medio: desde series rápidas, gracias a su ligereza, hasta tiradas más largas para corredores más lentos.

Leído aquí

Visto aquí

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: